Estoy cansado de Facebook y las demás redes, pero no puedo dejarlas

Por Pedro Pablo Cortés

Estoy cansado de Facebook y las demás redes sociales. Estoy seguro de que muchos lo estamos.

Entrar a Instagram es ver a alguien presumir cuerpazo, viajes o salidas en bares y restaurantes chic.

Twitter se ha convertido en una inagotable fuente de frustración, pues es una lista interminable de malas noticias, repleta de comentarios homofóbicos y machistas.

Me duele el cuello de revisar con tanta frecuencia WhatsApp, donde los grupos sólo sirven para dos cosas: compartir los mismos memes una y otra vez, o impedir que uno pueda desconectarse del trabajo o los proyectos de equipo.

Y, por supuesto, está Facebook, donde es cotidiano enfrascarse en discusiones eternas y sin sentido, apreciar que la vida de los demás está repleta de éxitos y someterse a un escrutinio público constante.

Las redes sociales son lugares fastidiosos y frustrantes en los que es posible estar atrapado por horas sin ver ninguna novedad.

Aun así, no puedo dejarlas.

Facebook es la droga más adictiva del mundo, declaró The Economist.

La revista británica reporta que esta red social tiene mil 600 millones de usuarios, de los que cerca de mil millones se conectan a diario.

“Facebook ha atraído e involucrado a muchos usuarios con la ingeniería de características que son altamente adictivas y relevantes para sus vidas, así que la gente sigue regresando para más actualizaciones”, señaló la publicación.

El internauta mexicano pasa cada día, en promedio, dos horas con 58 minutos en redes sociales informó El Financiero.

Para muchos, la dinámica es ineludible: despertar y revisar Facebook y Twitter desde la cama, ir de pie en el camión con la cabeza agachada hacia el WhatsApp y llegar al trabajo para abrir y cerrar las redes sociales con la falsa esperanza de ver algo nuevo.

Quisiera tener la fuerza de voluntad para dejar todo esto atrás, pero las excusas no me faltan.

Estudié periodismo y he trabajado en medios de comunicación, por lo que estar al pendiente de las noticias y seguir de modo obsesivo los comentarios de analistas son algo inherente a mí.

Cuando estaba sin empleo pensar en desconectarme y perder alguna oportunidad me causaba ansiedad.

Además, sin Facebook ni WhatsApp sería imposible enterarse de eventos como conferencias, charlas, paneles de discusión, fiestas o salidas.

Me gustaría ser como Lydia Smears, periodista de The Guardian, quien borró todas las aplicaciones de redes sociales en su celular porque la estaban “convirtiendo en una idiota”.

“Horas de mis tardes, viajes en tren y comidas se gastaban en ir de una app a otra, buscando atención en forma de likes”, escribió en una columna.

“Abría Facebook, luego Instagram, después Messenger, y en el tiempo que me tomaba ver estas dos últimas ya había oportunidad de que algo hubiese pasado en Facebook.

“Así que regresaba y lo abría de nuevo. Luego Instagram. Después Messenger. El ciclo continuaba. Me estaba irritando”.

Esta actitud fatalista con las redes sociales también la comparte el periodista Andrew Sullivan, de la New York Magazine.

“Solía ser un ser humano”, escribió. “Un bombardeo infinito de noticias, chismes e imágenes nos ha convertido en maniacos adictos a la información. Me rompió y puede romperte a ti también”.

Sullivan habló sobre la necesidad de actualizar su blog de modo constante, de medir su éxito en seguidores y de involucrarse en agotadoras discusiones con sus críticos en línea.

¿Habrá esperanza?

Está la historia de Cal Newport, un científico computacional, millennial, escritor de libros y administrador de un blog que asegura nunca haber abierto una red social.

Pero en un artículo en el New York Times admite que en esta época en la que se exige tener una marca personal en redes sociales, social media brand, él es una excepción.

Aun así, hay algo en lo que él tiene razón: la verdadera vida está fuera del celular.

“Si de verdad quieres hacer un impacto en el mundo, apaga tu celular, cierra las pestañas de tu navegador, arremángate la camisa y ponte a trabajar”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: