Una Mujer Fantástica es lo que Latinoamérica necesita

Por Pedro Pablo Cortés

Este Día Internacional de la Mujer es importante hablar de Una Mujer Fantástica.

El filme chileno, recién ganador del Óscar a Mejor Película Extranjera, es la historia que América Latina necesita y que el movimiento LGBT+ merece.

La estrella es Daniela Vega, una cantante y actriz trans que interpreta a Marina, una mujer que es novia de Orlando, un hombre mayor que muere de forma repentina.

Pero Marina es trans, por lo que afronta el rechazo de la familia de Orlando y el impedimento de despedirse de su amado.

Esta historia se siente tan ajena y a la vez tan familiar, en una región que concentra tres de cada cuatro crímenes de odio contra personas trans en el mundo, y donde sólo un puñado de países reconocen la identidad de género a nivel nacional.

Por eso fue refrescante ver al equipo de Una Mujer Fantástica ocupar los titulares de los medios chilenos y latinoamericanos al llevarse un Óscar en una premiación marcada por la presencia latina en Hollywood.

Además, Daniela Vega se convirtió en la primera persona trans en ser presentadora de la ceremonia de La Academia.

Mas lo más conmovedor, después de este reconocimiento internacional, es el propio mensaje de la película y su protagonista.

“La gente trans ha existido desde el día uno en la existencia de la humanidad”, expresó Daniela al volver a su país, “y llega un momento en que la humanidad hace gestos para entenderse mejor.

“Y el cine, como el arte, intenta entender mejor al ser humano”, continuó.

“Esta película propone dónde están los límites de la empatía, qué cuerpos pueden habitarse, qué amores son o no conquistables, y quién pone esa barrera”.

Éste es un mensaje que activistas trans y el resto de la comunidad LGBT+ han proclamado durante años.

Pero esta vez es diferente.

Las élites chilenas, al igual que la mayoría de las latinoamericanas, viven en una contradicción.

Por un lado, temerosas de perder sus privilegios en una región tan desigual, son conservadoras y desdeñan lo diferente.

Por otra parte, viven con el anhelo de incrustarse en las élites internacionales, como las estadounidenses, y, en especial las naciones del Cono Sur, sentirse parte de la cultura europea.

Por ello, el éxito de esta película y la aclamación de las potencias culturales están desafiando al Chile más conservador.

Los ojos de la comunidad internacional están puestos sobre el debate de la Ley de Identidad de Género del país austral.

Sobre todo, cuando el próximo presidente, Sebastián Piñera, realizó una campaña en la que apeló a la transfobia.

Las élites conservadoras de otras naciones de la región deben prestar atención y aprender la lección.

Presidentes latinoamericanos como el argentino Mauricio Macri y el peruano Pedro Pablo Kuczynski, o los candidatos mexicanos Ricardo Anaya y José Antonio Meade, prometen convertir a sus países en potencias o reinsertarlos en el mundo.

Una Mujer Fantástica demuestra a aquellos que no aceptan la inclusión y la diversidad sexual que están fuera de sintonía con la cultura internacional y con el talento de sus propios países.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: