Amor

Por: Antonio Herrera 

Es una mañana de abril.

El sol empieza a dibujar detrás de la montaña la forma de la silla y los primeros rayos comienzan a calentar el bochornoso amanecer. El viento estático apenas acaricia unas hojas y un niño busca la primera sombra del día debajo de una buganvilia en el corazón de Barrio Antiguo. Sus hojas de color fucsia intenso brillan por tanto sol coloreando la pared de la casa donde está por entrar Julián.

'Tianguis' at Barrio Antiguo

Cegado por el brillo de la pared, golpea la puerta con su cabeza en un desfallecido tropezón en el primer escalón, haciendo a los perros de Laura ladrar. Se recupera rápido del golpe al sobarse la cabeza mientras se yergue delante de la puerta.

Lo primero que miró fueron sus ojos, destellantes y ardientes como la intemperie. Adentro está fresco oliendo a café recién hecho. Laura lo besa y lo invita a pasar haciendo a un lado a Roberto y Felipito, sus perros.

Su casa es amplia a pesar de ser de un solo piso. Reserva una pared entera para un librero de sus fotógrafos y diseñadores favoritos. Del otro extremo un ventanal da al asfixiante calor que aumenta como va avanzando el sol.

– ¿Quieres café? ¿o no vas a desayunar mas que ese cigarro?

Le dijo Laura sirviéndole desganada y todavía en pijama. Él ya impregnaba parte del ambiente con aroma amargo de naranjo y tabaco. Tomando el café sin renegar le echa una mirada coqueta e interrogativa. Unos canarios y el jadeo de los perros ambientan el silencio.

Lentamente se acerca Laura a la ventana que da directo a Padre Mier. Se detiene a contemplar a las personas que se enredan entre las calles para llegar a la macroplaza, sudados y cansados por el calor del trayecto. Indiferente ante el murmullo de fuera voltea y le dice:

– ¿Tenías que venir sin avisar?

Julián no hizo más que acercarse y plantarle un beso arrancándole un suspiro a ambos. Así empezaron a conversar transformando el ambiente entre los dos en un va y viene de sonrisas dulces. Entre el antojo de sus sonrisas y varios besos y roces fugados por la cercanía, Julián insiste a Laura de vestirse para ir por los tacos mañaneros que a ambos se les antojan.

Sin apagar el clima del interior salen al ardiente calor del medio día. Sudando caminan algunas cuadras para enredarse entre la gente y las monedas antiguas y las curiosidades y artesanías que ofrecen en El Callejón Cultural.

El ambiente de domingo les hacía olvidar el calor por unos instantes a pesar del sudor que ya empapa el escote de Laura. Olvidados ya del hambre se prueban aretes bromeando con un juego que solo ellos entienden. Hojean libros entre cuchicheos y bufidos provocados por el intenso sol de medio día.

De repente un ventarrón se llevó por los aires varias fotografías tirando varios marcos, obligando a la gente a correr y levantar sus puestos antes de que la inesperada lluvia llegara mientras ya mojaba todo. La falda de Laura se le levantó y se le enredó entre las piernas entorpeciendo su huida de la estrepitosa intemperie.

La buganvilia está desojada por tanta lluvia. Las nubes llegaron ocultándose entre las montañas transformando la ciudad en una mancha gris violentada por gruesas y pesadas gotas explotando en ambos lados del Río Santa Catarina.

Roberto y Felipito olfatean a Laura y se abalanzan sobre Julián en cuanto entran empapados. Aumentan la calefacción y se desnudan entre besos y relámpagos. Se susurran historias que dibuja un trueno que atraviesa el ventanal. Y la lluvia llega a mojar toda evidencia y todo estrago que dejó el calor.

Están recostados. Afuera todo es húmedo, pero ya no llueve. Hay un choque justo sobre Constitución y varios más enfrente. Las montañas aún no se ven, sigue una inmensa neblina que las mantiene mojadas. Hay un momento de silencio y una hoja se levanta coloreando como una mancha verde el paisaje gris.

Rápido se recupera el domingo. Es una tarde de abril y el bochorno regresa entre las calles mojadas, pero es la hora de comer así que la gente no tarda en irse para permitir llegar a más personas en donde  Julián y Laura por fin pueden comer.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: