Este 17 de mayo, la lucha LGBT es por nuestras vidas

Por Pedro Pablo Cortés

El reconocimiento de los derechos de la comunidad LGBT avanza en México y en el mundo.

Lesbianas, homosexuales, bisexuales y trans avanzan en las batallas culturales y políticas.

Películas como “Love, Simon”, “Una Mujer Fantástica” y “Call Me By Your Name” son éxitos entre el público y la crítica y, poco a poco, dejan de ser cine de nicho y pasan a convertirse en cultura popular.

La variedad de personajes LGBT incrementa en los medios, y cada vez hay más cantantes, artistas, actores e, incluso, políticos que salen del clóset para vivir su orientación sexual e identidad de género sin miedo.

La creciente representación LGBT en la cultura, la política y sociedad permite que jóvenes homosexuales, lesbianas, bisexuales y trans tengan hoy, más que nunca, ejemplos de vida, que inspiran a conseguir el éxito y vivir de forma auténtica.

Las leyes también han evolucionado.

La Constitución prohíbe la discriminación por “preferencia sexual”, la Suprema Corte reconoce el matrimonio homosexual en todo el país y tres entidades tienen una ley de identidad de género: Ciudad de México, Michoacán y Nayarit.

Todo este progreso, impensable hace siquiera 10 años, es digno de celebrarse.

Es agradable notar todo lo que ha mejorado.

Pero también es urgente admitir todo lo que sigue igual o peor.

Pese a la Suprema Corte y las leyes progresistas, México es el segundo país con más crímenes de odio del continente, sólo por debajo de Brasil.

En los últimos cinco años, 381 personas de la comunidad LGBT han sido víctimas de asesinato, advierte la asociación civil Letra S Sida, Cultura y Vida Cotidiana.

El año pasado fue el más mortífero, con 95 víctimas.

Del total de casos, más de la mitad son de mujeres trans y cuatro de cada diez de hombres homosexuales.

Los últimos datos disponibles de la CNDH indican que una de cada cuatro personas LGBT en México reporta que perdió su empleo por su orientación sexual o identidad de género.

Además, más de una tercera parte de la comunidad de la diversidad sexual denuncia que le han negado un trabajo o que sufre discriminación en su oficina por no ser heterosexual o cisgénero.

Como en decenas de otros temas, la realidad contradice a la Ley en México.

Decenas de estados no permiten matrimonios del mismo sexo si no es con un amparo, la nueva ley de “objeción de conciencia” abre la puerta a discriminar a grupos LGBT y conseguir un empleo puede ser un desafío para quien no es heterosexual o cisgénero.

Millones de mexicanos homosexuales, bisexuales, lesbianas o trans no alcanzan la plenitud económica sólo por su orientación sexual o identidad de género.

Aun así, hay quienes se atreven a minimizar los problemas de violencia y exclusión económica que padecen como meros temas “sociales” o “políticamente correctos”.

Ignoran el fomento al odio de grupos como el Frente Nacional por la “Familia”.

Desestiman que la “izquierda” mexicana se haya aliado con partidos que se oponen a nuestros derechos, como el PAN, o que los combaten de manera enérgica, como el PES.

Dicen que el matrimonio entre personas del mismo sexo o la adopción homoparental son cuestiones secundarias, pero ellos, como heterosexuales, no detienen sus planes de casarse o tener hijos en lo que llega la “justicia social” y se acaba la pobreza y la corrupción.

Alegan que la discriminación y la identidad de género son inventos de los “progres” porque ellos no tienen miedo de sufrir acoso o violencia sólo por ser heterosexuales o cisgénero.

Agarrar la mano de nuestra pareja o expresar nuestra verdadera identidad sigue siendo un acto de valentía en cualquier parte del país, pues es arriesgarse a padecer un insulto, sufrir una agresión o, incluso, sumarse a las estadísticas de asesinatos de odio.

Por eso, este 17 de mayo, Día Internacional Contra la Homofobia, Lesbofobia, Bifobia y Transfobia es importante reconocer lo mucho que hemos avanzado, pero admitir que la lucha sigue siendo por nuestras vidas.

Por una vida con misma plenitud que los demás o, simplemente, por sobrevivir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: