Me interesa tu opinión

Por: Antonio Herrera

Para esta nota intenté hacer algo diferente y me di un chapuzón en Google para encontrar que no hay información que considere relevante para fundamentar lo que voy a decir.

Así que decidí incluir mi opinión en una vasta cantidad de diversos pensamientos que hay en cualquier lado y sobre cualquier tema.

Algunas con motivos y otras por moda. Hay opiniones tan diversas y radicales que me sorprenden y me entretiene leerlas en la sección de comentarios, tuits, columnas, o como ya dije, en cualquier lado.

Rayar una pared es una opinión en sí misma que desata otras más.

Así pasan el tiempo alguno, escuchando a influencers en YouTube para mentarle la madre al final o apuntar cualquier comentario con algo de “superioridad moral”.

Yo no, yo mantengo un bajo perfil en mis redes.

Pero quiero recalcar, esta libertad no significa en absoluto tener la razón ni mucho creérsela como única verdad.

Ahora quiero opinar de algo tan vulgar que me es divertido: los memes.

Siempre hay uno nuevo que mostrar y la premisa de compartirlo es tarea de todos. Agradezco a quienes me envían los mejores y me sacan alguna pequeña risa. Todos hablamos de ellos. En mis círculos más cercanos he hecho más de uno en forma de burla. Y digo que son vulgares porque sabemos que lo son, o por lo menos algunos, pero adoro que sean temas de conversación que algunas otras veces mantienen también en alerta y en continua burla.

Hay quienes su vida gira en torno a opinar: sobre el medio ambiente y las luchas de poder, algunos motivos nacen de crisis o y otras como modas que surgen -por ser más específico- de un reto viral. Y de repente ese video es una razón por estar inconforme, así que se nos es fácil opinar desde una pantalla. Y como diría JacoboWong -sin atribuirle el dicho-, “escoge tus batallas”.

“Twitter es violento”, “Instagram es aspiracional”, “Facebook mentiroso”, “YouTube informativo”, “los memes divertidos”, “mi opinión relevante”. ¿En realidad somos así de banales?

Tampoco te quiero ofender, estoy seguro que lo que también quieres decir te es trascendente.

De lo que estoy seguro es que todos tenemos algo de lo que no opinar, yo por ejemplo que soy alérgico a las cerezas, poco podré decir de ellas.

Para finalizar les quiero dejar una recomendación: “Fresh Complaint” de Jeffrey Eugenides, 10 cuentos de temas variados que llegan a ser tan surreales como cotidianos. Y sé que lo escribió -y me siento en la obligación de apuntarlo- un hombre, pero quiero saber, qué opinan de este extracto:

“Había montones de mujeres con empleos ‘auténticos’. Rebecca no era una de ellas. Pero cualquier ocupación de una mujer, hiciera lo que hiciera, se le llamaba hoy día trabajo. A un hombre que cosiera ratones de peluche se le consideraría, en el mejor de los casos, un pobre proveedor, en el peor, un perdedor. Mientras que a una mujer con una licenciatura y casi un doctorado en musicología que cosiera a mano unos roedores aromáticos que podrían meterse en el microondas la consideraría todo el mundo (sobre todo sus amigas casadas) una emprendedora.” (Eugenides, Jeffrey 2017)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: