AMLO es oscuridad en la calle

Por Pedro Pablo Cortés

“No quiero ser candil de la calle y oscuridad de la casa”, repite el presidente Andrés Manuel López Obrador como su máxima de política exterior.

El mandatario se lo toma tan en serio, que se ha convertido en oscuridad en la calle, en una figura gris hacia el exterior.

Así lo demuestra su actitud ante los embates de Donald Trump, el presidente de Estados Unidos, quien amaga con imponer aranceles a los productos mexicanos el 10 de junio.

El impuesto sería de 5 por ciento, en un inicio, pero cada mes aumentaría cinco puntos porcentuales hasta llegar a 25 por ciento en octubre.

A esta amenaza, López Obrador respondió con una carta.

“No me falta valor, no soy un cobarde ni timorato”, escribió AMLO, “sino que actúo por principios: creo en la política que, entre otras cosas, se inventó para evitar la confrontación y la guerra”.

Después, en un evento en Tlaxcala, Andrés Manuel prometió defender a “todos los migrantes, no solo a los mexicanos”.

Entre aplausos de sus simpatizantes, por su carta “magnífica”, “elegante” y “firme”, y su defensa internacional de los derechos humanos, se esconde otra realidad.

El New York Times reveló que el gobierno mexicano, tras la presión de Trump, arreció su ofensiva contra los inmigrantes centroamericanos.

Incluso, López Obrador ha considerado “legítimo” el reclamo de Trump sobre la inmigración.

AMLO se limitó a enviar a su canciller, Marcelo Ebrard, a Washington, donde no estaban ni Jared Kushner, el yerno de Trump y supuesto vínculo con México, ni Mike Pompeo, el secretario de Estado que había dejado plantado a Ebrard hace apenas unos días.

Fuera de eso, no hay plan más que “seguir dialogando”.

No se han anunciado ni aranceles espejo ni otras medidas que presionen a Estados Unidos.

Este plan de acción. de mandar una carta y a Marcelo Ebrard, ya está volviéndose costumbre para López Obrador.

El presidente mexicano no asistirá a la cumbre del G20, que se realizará a finales de junio en Japón, a donde enviará, una vez más, a Ebrard en su representación junto con otra carta, en la que en esta ocasión expondrá su análisis sobre la desigualdad en el mundo.

“A AMLO no le interesa la política exterior”, comentó a BBC Mundo María Cristina Rosas, investigadora de la UNAM.

“Es profundamente ignorante de las relaciones internacionales”.

Se esfumaron las esperanzas de quienes pensaban que Andrés Manuel sería una fuerte voz internacional en la lucha por los derechos humanos y la igualdad.

Atrás quedaron los anhelos de quienes veían en el nuevo presidente mexicano un líder de las fuerzas progresistas latinoamericanas.

En su lugar, hay un mandatario débil, que cede a las presiones de Estados Unidos, que da un discurso hipócrita sobre el respeto a los migrantes, que teme encarar a los líderes de los países más importantes del mundo.

En vez de ser candil, López Obrador es oscuridad en la calle… y tal vez pronto también en la casa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: