El mundo no aguantará cuatro años más de Trump

Por Pedro Pablo Cortés

Los electores estadounidenses deciden este martes el rumbo de su país, pero el futuro del mundo entero también está en sus manos.

Parece desproporcionado decirlo, mas es increíble que las ideas de simples hombres blancos de Pensilvania o Georgia, cubanos o venezolanos en Florida o habitantes suburbanos de Michigan tengan tanta influencia en el resto del globo.

Mientras las redes se inundan de predecible ansiedad, tensión y nerviosismo fuera de Estados Unidos, también llegan las predecibles críticas contra la preocupación de estas personas.

“No votan en México y se ocupan de la elección de Estados Unidos”, “ni siquiera tienen visa y opinan sobre Joe Biden o Donald Trump” y “dejen de pretender que son gringos”.

Al mismo tiempo, la sección progre de Twitter empieza con su invariable “virtue signaling” o postureo ético: “en Estados Unidos solo hay ultraderecha y derecha moderada”, “los dos son asesinos”, “se trata del menor de los males”, o “pase lo que pase, ambos son igual de malos”.

Aunque es injusto, la realidad es que el hombre que ocupa la Casa Blanca influye en las vidas del resto del globo.

Por ello, sus elecciones tienen consecuencias mundiales, inmediatas y que afectan de forma directa a las personas que no son estadounidenses.

Una de las primeras acciones de Trump fue quitarle fondos a organizaciones internacionales que trabajan a favor de salud reproductiva.

Sus amenazas comerciales trajeron incertidumbre a millones de trabajadores de ingreso bajo a medio en México.

Sus imposiciones migratorias han dificultado el tránsito de cientos de miles de personas que parten de Centroamérica y cruzan por México rumbo a Estados Unidos.

Los centros de detención de migrantes se han convertido en campos de concentración en los que los niños están en jaulas, separados de sus padres, y se practican histerectomías y otras cirugías forzadas a mujeres.

Su decisión de abandonar el Acuerdo de París y organismos internacionales como la Unesco y la Organización Mundial de la Salud (OMS) implican un retroceso en medioambiente, educación, ciencia y salud.

En estos momentos, la mera inacción en estos temas es catastrófica.

Si Estados Unidos, el principal emisor a nivel histórico, ni siquiera pretende hacer el intento de controlar sus emisiones, el mundo no cumplirá su meta de frenar la crisis climática.

El descontrol de la pandemia de covid-19 en Estados Unidos dificulta gestionarla en el resto del planeta.

Peor es el mensaje que una reelección de Trump lanzaría al resto de la ultraderecha mundial: si Estados Unidos no pudo controlar a un populista, demagogo y autoritario, ¿qué esperar de países con instituciones más frágiles?

Como ejemplifican Brasil, Polonia y Hungría, la victoria de Trump inspira a movimientos regresivos.

Sin la preocupación de la reelección de por medio, la versión 2.0 de Trump sería aun más errática, impredecible y desatada.

Esto no debería ser así.

El resto del mundo no tendría que padecer ansiedad durante cada elección en Estados Unidos, a la expectativa de ver qué nuevas guerras emprenderán, qué nueva economía en desarrollo destruirán y qué problema global exacerbarán.

Menos cuando está claro que es un país cada vez más antidemocrático, como reflejan su Colegio Electoral, su Suprema Corte y el Senado, instituciones en las que la opinión de una minoría desproporcionadamente racista se impone a la mayoría.

A los estadounidenses les corresponde reconocer el poder de su voto.

Al resto del mundo nos toca, por lo menos, dejar de ignorar o minimizar esta realidad. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: