Ésta es una amistad

"Me presentó a su esposa y su perro me lamió los dedos de la mano como señal de aprobación de que en esencia soy el mismo del que alguna vez fui con él, o al menos así lo vi. Pasé con ellos un fin de semana, y a mi regreso a Guadalajara se despidió con un abrazo de esos que se impregnan en el alma."

No eres lo que querías ser.

"Con impaciencia la esperaba en el altar, ahí estaban todos, no faltaba nadie. Sus hermanas iban como damas de honor. Y sonó la marcha nupcial y soltó otra lágrima viéndola tan bella con su buqué tan lindo como ella."

Blog de WordPress.com.

Subir ↑