No eres lo que querías ser.

"Con impaciencia la esperaba en el altar, ahí estaban todos, no faltaba nadie. Sus hermanas iban como damas de honor. Y sonó la marcha nupcial y soltó otra lágrima viéndola tan bella con su buqué tan lindo como ella."

Blog de WordPress.com.

Subir ↑