La chica y su guardián

"Aquella vez nos acompañó y resguardó a recorrer los grandes palacios y el castillo de la capital. A dónde íbamos él nos acompañaba; cenas lujosas en Santa Fe, fiestas privadas en Polanco. Intentaba mantenerlo cerca de mí, así pudiera darle tantos besos furtivos e ilegales como quisiera."

Blog de WordPress.com.

Subir ↑