Ésta es una amistad

"Me presentó a su esposa y su perro me lamió los dedos de la mano como señal de aprobación de que en esencia soy el mismo del que alguna vez fui con él, o al menos así lo vi. Pasé con ellos un fin de semana, y a mi regreso a Guadalajara se despidió con un abrazo de esos que se impregnan en el alma."

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑